Última Entrada: En Algarrobo, el Lunes 20 de Mayo del 2019 a las 15:53:40

InicioCorreoControlContactoIngresar

TAGS

Administración Arqueología Arquitectura Astronomía Biología Ciencia Cine Cocina Deportes Derecho Diseño Economía Filosofía Física Fotografía Geografía Geología Historia Humor Informática Ingeniería Juegos Lenguaje Leyendas Matemáticas Medicina Música Naturaleza Periodismo Pintura Poesía Política Química Religion








Mostrar:

posts



Se necesita:
Adobe AcrobatQuickTimeLibre Office
 

Buscar en texto?

Buscar

05-12-2018

Usted

No hay pruebas para verificar lo que usted escribe. Pero yo no quiero decir otra cosa que lo que usted lee. Tome su desayuno tranquilo, se habituará. Es posible que se cierre en su propia duda

Si esto sucede sólo queda esperar su muerte. Con la muerte a nadie se engaña. Entonces de qué servirá su duda, qué sentido tendrán las pruebas que usted me pide.

En el mejor de los casos puede pensar lo que le venga en ganas. La humanidad muchas veces ha perdido el rumbo. Nostotros no.

Poemas Metafísicos - Jorge Álvarez T.


13-11-2018

Juku

“Tócame, ve si logras de ti un pensamiento que tenga este silencio. Y cuando pase esta noche, ve si consigues una estrofa tan suave como mi vuelo sesgado”.

Estas aves nocturnas son en muchas sociedades objeto de sospecha y se las asocia con las fuerzas negativas. Se les llama agoreras y también se las relaciona con practicas de brujería. Tal vez su condicion de pájaros de la noche y su mirada especial que escriuta la oscuridad los hace proclives a esas alegorías.

Los aymaras consideran que su aparición presagia desgracias. En las artes de los brujos se dice que juku es capaz de raptar el alma de quien se quiere perjudicar. En ciertas zonas, cuando se realiza el techado de la casa, una persona representa a un juku que es espantado como símbolo de la expulsión de las fuerzas malignas del nuevo hogar.

Los mapuches le temen y piensan que su ulular presagia huracanes, salidas de mar y terremotos. Cuando escuchan a estas aves, tiran cenizas al aire para alejarlas y conjurarlas.

Mitos de Chile - Sonia Montecino


<< < > >> Ir